AUTORIDAD VS AUTORITARISMO

AUTORIDAD VS AUTORITARISMO

Creo que poca gente se ha parado a pensar en la gran diferencia entre estos dos conceptos, que, aunque sean parecidos, no tienen nada que ver, es más, podrían ser dos palabras totalmente opuestas.

Normalmente utilizamos la palabra AUTORIDAD para definir los dos conceptos, como la forma en que educa un padre o madre con dureza, inflexible, con severidad y seriedad a veces extremas.

El AUTORITARISMO es todo lo contrario a la AUTORIDAD. Existe un control estricto de los hijos con el uso de castigos continuos para “enseñarlo” todo y las muestras de cariño son escasas.

Lo podemos reconocer por famosas frases del tipo “porque lo digo yo” “yo soy mas mayor y se más” “tu eres pequeño y no sabes nada” “aquí mando yo” “se hace lo que yo digo porque SI” “así aprenderás (cuando castigan)”, hacer sentir inferior al niño, amenazarlos, humillarlos o menospreciarlos.

Frases lapidarias sin sentido alguno y tremendamente peligrosas para el alma de un niño, que enseñan a desconfiar, a la inseguridad y al temor hacia los adultos, tanto como a NO confiar en ellos mismos en un futuro.

Cuando hablo de frases sin sentido me refiero a decirle al niño que NO solo para llevarle la contraria y hacerle entender al niño que mando yo, porque en el AUTORITARISMO no hay opción de diálogo, se frena la autonomía de los hijos y su maduración al asumir tareas, decisiones de todo tipo y responsabilidades que serían propias de los hijos, al verlos incapaces.

A los padres/madres AUTORITARIOS les gustan los niños sumisos, pasivos, tranquilos, obedientes y que no se quejen ante ninguna decisión paterna; pero cuando el niño es más mayor quieren que, gracias al haber sido duros con ellos sean fuertes, independientes y seguros de sí mismos.

¿Cómo puede la dureza crear niños suaves y amorosos?

¿Cómo puede el autoritarismo crear niños que se gobiernen a ellos mismos y no sean gobernados por los demás, cuando ha sido esa la educación que han recibido?

Los niños criados por padres/madres autoritarios severos, de adultos serán dominados por sus jefes, sus parejas y sus propios hijos.

Pero pasemos al lado opuesto: utilizar la AUTORIDAD con respeto y entendimiento, es incluso necesaria; la autoridad bien aplicada potencia y promueve la seguridad y la confianza en nuestros hijos.

Es disciplina en su justa medida y con un sentido y finalidad, manteniéndose firme y seguro en las JUSTAS decisiones que tomemos para educar a nuestros hijos, con flexibilidad y opción de negociar y dialogar.

¿No creéis que es incoherente que las personas que más les quieren les traten como si no tuvieran derecho alguno?

Que los niños sean pequeños no significan que no sean capaces de entender y apreciar, porque nadie en este mundo conoce el AMOR, la comprensión y el cariño más que un niño.

Mónica Queralt

UBRES, MAMAS, PECHOS,…

UBRES, MAMAS, PECHOS,…

…senos, busto, pechugas, peras, chichi, bubis, melones, tuperwares, bricks, …muchos nombres, algunos más graciosos que otros 😛 para algo tan sencillo y natural, que junto a “mama” es una de las palabras más bonitas que pueden salir de la boca de un niño.

¡Lo habéis adivinado! Vamos a hablar de TETAS…

Un pequeño homenaje al órgano del cuerpo con más funciones que existe; algunos dicen que es el cerebro, otros que el corazón, o incluso el estómago…..pero el pecho es el único de todos que ofrece unos servicios exclusivos a quién lo disfruta.

¿Algún otro órgano puede consolar el llanto, frenar la inseguridad, saciar el hambre, o servir de somnífero?

Tiene muchos nombres, si, tantos como utilidades y como el blog que lleva el mismo nombre, tenemostetas y sirven para muchas cosas. No solo provocan la excitación de mayores sino también la total satisfacción de los bebés (y no tan bebés…).

La madre que da el pecho no puede explicar la sensación que produce alimentar con tus propios fluidos a otro ser vivo, pero puede observarse…solo hace falta mirar la cara de una mamá que nutre a su cría, no se puede explicar, se tiene que ver, que sentir.

Dar el pecho a perdido su gran valor al ser sustituido en gran medida por el biberón.

Antiguamente el biberón se ofrecía a los bebes que no tenían forma alguna de sobrevivir (madre desaparecida, problemas reales físicos de la madre y si no se encontraba una nodriza), pero ha llegado a tener la importancia hasta tal (triste) punto que una madre puede ELEGIR si quiere o no dar el pecho.

Se habla de que la madre debe tener la libertad de elegir sobre como alimentar a sus hijos, pero ¿nadie le pregunta a los bebés?.

¿Por qué ver a una mamá amamantando en la calle no se juzga del mismo modo y con el mismo respeto que a la mamá que lo alimenta con biberón?

Dar el pecho será y seguirá siendo una práctica indispensable por muchas modificaciones que se le hagan a las leches en polvo o de fórmula, una práctica que cubrirá unas necesidades afectivas que no cubre el biberón y una práctica que un hombre (por suerte o por desgracia) no podrá realizar jamás. ¡VIVA LA TETA!

Mónica Queralt

EL PECHO Y EL BIBERÓN NO SON LO MISMO

EL PECHO Y EL BIBERÓN NO SON LO MISMO

Para empezar quiero dejar claro que este artículo no pretende ser una crítica hacia la lactancia artificial, la fórmula, el biberón ni el chupete, pero SÍ está totalmente a favor de la lactancia materna, el pecho y el pezón.

He escrito este breve artículo porque quiero aclarar algunas dudas que me consultan continuamente las mamás sobre el funcionamiento del biberón a diferencia del pecho y del uso del bebé del mismo.

Lo que debemos saber y entender es que si nos remontamos unos pocos años atrás comprobaremos que:

1. Los biberones existen hace muy poco tiempo

Teniendo en cuenta los millones de años que hace que existimos como especie y mamamos y hemos sobrevivido perfectamente gracias a la lactancia materna, incluso en las peores guerras.

2. Los bebes podían fallecer durante el parto por muchas causas pero no por la lactancia materna.

Tener mala leche, tener la leche aguada, no tener suficiente leche, etc. son mitos infundados.

3. El biberón solo era para emergencias

Siempre existían (y existen) opciones mejores que el biberón: otra mamá que amamante (llamadas nodrizas), donantes de leche materna, etc.

4. Estamos genética y anatómicamente adaptados para mamar desde que nacemos.

El bebé nace SABIENDO MAMAR: el pezón se succiona e introduce y acomoda en la boca del bebé, ocupando toda la cavidad bucal hasta su total colocación en el paladar, entra en profundidad y la leche pasa directamente a la garganta sin quedarse en la cavidad bucal.

En cambio el biberón funciona exactamente al revés, cuando el bebé succiona la tetina tiende a echarse atrás, la leche se acumula en la boca y deben aprender a tragar de ese modo: DEBEN APRENDER su funcionamiento.

Hay una frase que siempre me ha hecho (poca) gracia y es que, quien no ha oído: “el pezón lo utilizan de chupete”…nada más lejos de la verdad!

Porque el pezón EXISTÍA ANTES, muuuuuucho antes y precisamente es muy importante que el bebé lo utilice como chupón para provocar el súplito de leche, es tan NECESARIO como el acto de mamar en sí.

Muchas veces las mamás, en cuanto ven que su bebé utiliza el pezón de chupón, se lo retiran, porque claro, no está mamando; pero este acto es sumamente importante para una lactancia exitosa.

Lo que es intolerable es que a una madre se la haga elegir entre dar el pecho y el biberón como si fuera lo mismo dar lactancia materna o leche de fórmula.

Y no hablamos de una mamá que no puede realmente amamantar (solo existe un 2%), si no de mamás que pueden pero se les ofrece la opción de no hacerlo o se les informa de que es lo mismo dar biberón que leche materna.

Por favor, no debemos olvidar que el biberón y el chupete son IMITACIONES del pecho a las que les falta lo más importante: la mamá detrás.

*Si tienes dudas o problemas con tu lactancia, pregúntame o ponte en contacto con el grupo de apoyo de tu ciudad, porque todas las mamás somos capaces de amamantar sin (casi) ningún tipo de problema.

Mónica Queralt

Pin It on Pinterest

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola, soy Mo! ¿En qué puedo ayudarte? ¡Cuéntame!
Powered by