AUTORIDAD VS AUTORITARISMO

Publicado en Mar 24, 2014 | 0 comentarios

AUTORIDAD VS AUTORITARISMO

Creo que poca gente se ha parado a pensar en la gran diferencia entre estos dos conceptos, que, aunque sean parecidos, no tienen nada que ver, es más, podrían ser dos palabras totalmente opuestas.

Normalmente utilizamos la palabra AUTORIDAD para definir los dos conceptos, como la forma en que educa un padre o madre con dureza, inflexible, con severidad y seriedad a veces extremas.

El AUTORITARISMO es todo lo contrario a la AUTORIDAD. Existe un control estricto de los hijos con el uso de castigos continuos para “enseñarlo” todo y las muestras de cariño son escasas.

Lo podemos reconocer por famosas frases del tipo “porque lo digo yo” “yo soy mas mayor y se más” “tu eres pequeño y no sabes nada” “aquí mando yo” “se hace lo que yo digo porque SI” “así aprenderás (cuando castigan)”, hacer sentir inferior al niño, amenazarlos, humillarlos o menospreciarlos.

Frases lapidarias sin sentido alguno y tremendamente peligrosas para el alma de un niño, que enseñan a desconfiar, a la inseguridad y al temor hacia los adultos, tanto como a NO confiar en ellos mismos en un futuro.

Cuando hablo de frases sin sentido me refiero a decirle al niño que NO solo para llevarle la contraria y hacerle entender al niño que mando yo, porque en el AUTORITARISMO no hay opción de diálogo, se frena la autonomía de los hijos y su maduración al asumir tareas, decisiones de todo tipo y responsabilidades que serían propias de los hijos, al verlos incapaces.

A los padres/madres AUTORITARIOS les gustan los niños sumisos, pasivos, tranquilos, obedientes y que no se quejen ante ninguna decisión paterna; pero cuando el niño es más mayor quieren que, gracias al haber sido duros con ellos sean fuertes, independientes y seguros de sí mismos.

¿Cómo puede la dureza crear niños suaves y amorosos?

¿Cómo puede el autoritarismo crear niños que se gobiernen a ellos mismos y no sean gobernados por los demás, cuando ha sido esa la educación que han recibido?

Los niños criados por padres/madres autoritarios severos, de adultos serán dominados por sus jefes, sus parejas y sus propios hijos.

Pero pasemos al lado opuesto: utilizar la AUTORIDAD con respeto y entendimiento, es incluso necesaria; la autoridad bien aplicada potencia y promueve la seguridad y la confianza en nuestros hijos.

Es disciplina en su justa medida y con un sentido y finalidad, manteniéndose firme y seguro en las JUSTAS decisiones que tomemos para educar a nuestros hijos, con flexibilidad y opción de negociar y dialogar.

¿No creéis que es incoherente que las personas que más les quieren les traten como si no tuvieran derecho alguno?

Que los niños sean pequeños no significan que no sean capaces de entender y apreciar, porque nadie en este mundo conoce el AMOR, la comprensión y el cariño más que un niño.

Mónica Queralt

Deja un comentario