INCOHERENCIAS COHERENTES EN LA CRIANZA

Publicado en Jul 4, 2018 | 0 comentarios

INCOHERENCIAS COHERENTES EN LA CRIANZA

Hay una seria de factores que influyen en el desarrollo de las personas. Muchos de ellos tienen que ver con la maduración, es decir, no se pueden enseñar. Y tratándose de niños, que ocurran naturalmente, sin forzar, tiene una relevancia vital.

Permitir el ritmo del niño definirá su futuro a corto y largo plazo

Si entendemos y conocemos estos factores la crianza será mucho más fácil a todos los niveles, porque nos relajaremos al normalizarlos.

Por eso mismo no sería correcto hablar de incoherencia ya que, para el niño, todo tiene coherencia mientras se desarrolla (evidentemente si no existe nada fuera de lo considera normal)

1. Tener dependencia para pasar a la independencia

Cada vez lo entendemos más, cada vez más familias saben que no existe una independencia del niño saludable y normal sin haber pasado antes por un estado de dependencia hacia la figura de apego (que suele ser la madre) durante los primeros años.

Si no forzamos, si permitimos que el niño se apegue y esté cerca de nosotros el tiempo que necesite, se irá alejando hacia una independencia sana. En este artículo te lo explico mucho mejor.

2. El sueño en compañía para aprender a dormir solo

No queda otra, dormir en paz, sentirse seguro, confiado, protegido, enseña a dormir en soledad. Obligar a un bebé (que llora cuando le dejamos solo, que busca y necesita a su madre, su calor, contacto y vínculo y es ignorado) a dormir solo, sólo trae problemas a la larga. Ya hay testimonios que afirman ir al psicólogo por problemas de sueño por haber utilizado con ellos métodos conductistas para aprender a dormir solos. Aquí te lo cuento con más detalle.

3. Comer con las manos para saber comer con cubiertos

¿Cómo pretendemos aprender a trabajar la madera sin tocarla, sin olerla, sin conocer el tacto, las texturas…? Poder tocar, oler y probar nos lleva a desarrollar partes del cerebro que se construyen para el futuro. Jugar con la comida, tirarla, espachurrarla, escupirla, etc. es, a falta de una palabra mejor,  educativo. En este artículo te explico el método que tiene en cuenta todo esto y más

4. Tener apego por cosas para aprender desapego.

Si permitimos que el ego se desarrolle, sin censurarlo, sin reprimirlo, ocurre el siguiente paso: el desapego. Que un niño sea egoísta es normal y preferible, deben apegarse a sus pertenencias para saber lo que supone dejarlas ir. Y mientras tanto el adulto da ejemplo de desapego, porque seamos realistas, nos cuesta desprendernos o dejar según que cosas a los demás: el coche al vecino, la tarjeta de crédito, nuestro móvil a un desconocido…¿o no?

5. No controlar las emociones para aprender a controlarlas.

Para conocer algo debemos vivirlo, experimentarlo y cuánto más experimentemos más autocontrol aprenderemos. Con la experiencia aprendemos a controlar. Por esa misma razón no podemos pretender que un niño controle una rabieta si antes no sabe lo que es, cómo le hace sentir, si no se ha metido de lleno y se ha “conocido”. En este artículo te enseño cómo se gestiona.

En definitiva, si entendemos que estos procesos tienen su tiempo, que deben ocurrir si o si, todo se vuelve más ameno y fácil. Si intentamos evitarlos o reprimirlos haciendo sentir mal al niño por exteriorizarlos solo complicaría las cosas.

Los niños tienen mucho que enseñarnos y tener paciencia con ellos para que puedan vivir esas experiencias que harán de él un niño con o sin problemas de adulto, es nuestro legado como (pa)madres.

¿Conoces alguno más?

Mo Queralt

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.