LA ALIMENTACIÓN VEG(ETARI)ANA

Publicado en Feb 13, 2014 | 0 comentarios

LA ALIMENTACIÓN VEG(ETARI)ANA

Existen muchos padres interesados en alimentar a sus bebés y posteriormente a sus hij@s más mayores con una alimentación sana y natural, con un alto contenido en productos vegetales e incluso ecológicos.

Y no es de extrañar, teniendo en cuenta el trato que reciben los animales para nuestro consumo y, por consiguiente, la carne y el pescado (hormonas, antibióticos,…) actualmente y la facilidad de conseguir productos sin tratar y a buen precio, con la fácil posibilidad de tener nuestro propio huerto urbano.

Mientras para muchas personas en occidente y latinoamérica es más extraño imaginar bebés vegetarianos (incluso adultos), en Inglaterra muchos bebés ya nacen como una cuarta o quinta generación de familias vegetarianas o veganas.

La opción de nutrir y alimentar a nuestr@s hij@s y a nosotr@s mism@s con una alimentación vegana o vegetariana, empieza a estar muy extendida en muchos otros países al descubrir los numerosos estudios que demuestran la nocividad del consumo de animales y los que demuestran los beneficios de no hacerlo.

Mientras tengamos claro que, como algunas modas, no debemos comer únicamente pasta, bollería y pizza; una alimentación libre de carne supone un gran beneficio al añadirle productos vegetales, no solo por el hecho de dejar de consumirla.

La mama embarazada o lactante que desea convertirse a este estilo de vida, debe saber que es relativamente fácil nutrirse para amamantar sanamente.

Durante el amamantamiento y tal como durante el embarazo, se necesitan vitaminas y minerales extra, que se encuentran perfectamente en gran cantidad de productos vegetales. El germen de trigo, el pan integral, los granos enteros, legumbres, aguacate, semillas, hongos, arroces, frutas, tofu y brotes de soja son buenas fuentes de estas vitaminas y minerales, pudiendo añadir zumos o licuados de frutas frescas y vegetales, además de los frutos secos.

Si nos alimentamos correctamente, estaremos nutriéndonos a nosotras y al futuro bebé, además del riesgo que se ahorran las madres vegetarianas.

Un estudio norteamericano reveló que, de 7 contaminantes químicos, seis fueron encontrados en dosis notablemente más bajas en la leche de madres vegetarianas, comparada con la leche de madres omnívoras. (Hergenrather, J. Hlady, G. Wallace, B. Savage, E. 1981. Pollutants in breast milk of vegetarians. New England Journal of Medicine, 304: 792-792).

En breve iremos introduciendo información sobre del tema, acercando a los papás interesados a la alimentación veg(etari)ana.

Si vuestro interés es inmediato solo tenéis que poneros en contacto conmigo y estaré encantada de informaros al respecto.

Deja un comentario