LOS RITMOS NATURALES DE LOS NIÑOS Y LA IMPORTANCIA DE NO FORZARLOS

CURSOS Y TALLERES > LOS RITMOS NATURALES DE LOS NIÑOS Y LA IMPORTANCIA DE NO FORZARLOS

CURSO ACTUALMENTE INACTIVO. INFÓRMATE DE LA PRÓXIMA PROMOCIÓN!

La sociedad nos hace correr. Tenemos prisa por ver crecer y madurar a nuestros hijos hasta tal punto que vemos preocupantes actos, comportamientos o formas de hacer de los niños que son completamente normales. La maduración física y psicológica necesita sus tiempos y no podemos pedirle a los niños ir a nuestro ritmo, ni para dormir, ni para comer, ni para hablar, ni para caminar, ni nada.

Es cierto que, en un momento dado de la evolución de nuestro hijo podemos empezar a preocuparnos porque no avancen, y es comprensible si no sabemos los tiempos que son normales, ya que entonces dudamos y pensamos que a nuestro hijo le pasa algo, tiene problemas en sus aprendizajes y corremos al psiquiatra, pediatra, médico o al profesional que sea. Pensamos que debemos enseñarles a comer, dormir, hablar o a quitarse los pañales, pero estos actos maduran, es decir, algunas cosas no se enseñan, se maduran y evolucionan solos!

¿Cómo saber si es normal la evolución de nuestros bebés y niños? ¿Cuándo podemos empezar a preocuparnos?

Este curso te va a sacar de dudas, para que puedas criar desde la tranquilidad de que todo va bien y a su ritmo. También aprenderás cuando debes preocuparte, cuando es momento de pensar que tu hijo puede padecer alguna dificultad.  

Aprenderás: 

– Cuando empiezan a caminar y cuando deberían caminar correctamente

– Cuando dejan de llevar pañal o cuando sería preocupante llevarlo todavía

– Cuando empiezan a comer 

– Cuando están preparados para dormir solos o cuando es preocupante que duerman aún en la cama de los papás

– Cuando dejan de tener rabietas y a qué edad ya no es tan habitual tenerlas

– Cuando empiezan a hablar y a qué edad podemos preocuparnos de que no lo hagan correctamente 

– Cuando dejan de mamar o de tomar biberón

– Cuando empiezan a separarse de su mamá y papá y desarrollan independencia y autonomía y a qué edad no sería normal.

Aprenderás que los ritmos de los niños no tienen nada que ver con el que siguen los adultos y que pretender que lo hagan puede suponer incluso un retraso de los mismos. Nos hará falta desarrollar la observación y mediante algunas actividades podremos comprobar el desarrollo de nuestro hijo.

INFÓRMATE mandándome un correo a monica@educavida.com o directamente en este enlace y entérate de la próxima promoción del curso

Deja un comentario