NIÑ@S CON DIVERSIDAD FUNCIONAL

EDUCACIÓN >NIÑ@S CON DIVERSIDAD FUNCIONAL

Solo un padre de un niñ@ con alguna diversidad funcional sabe las dificultades con las que se convive día a día, el esfuerzo que supone y el desafío continuo que tiene como finalidad procurarle al niñ@ normalización y la mejor calidad de vida y de convivencia.

L@s niñ@s con diversidad funcional, sea por cualquier discapacidad, minusvalía, disminución o deficiencia, tienen que superar una serie de dificultades que suponen un trabajo extra para los padres y l@s propi@s niñ@s.

Entre estas dificultades se pueden encontrar el desarrollo psicomotriz, las barreras arquitectónicas y sociales, la etapa escolar y de socialización y el cuidado personal; por eso es de vital importancia una estimulación precoz y temprana para superar estas dificultades y facilitar que se afronten de la mejor manera posible, con sutileza, y con el mínimo impacto en l@s niñ@s.

Las expectativas de unos padres frente a un embarazo son siempre positivas, nos imaginamos un hij@ sano, tanto física como psicológicamente, con cierto color de ojos o de pelo, y queremos creer que será un buen estudiante, que tendrá relaciones de pareja saludables,… pero todo esto se desmorona cuando descubrimos que nuestr@ hij@ (y no el de otro) es “diferente”, se destruyen las ideas de futuro que nos habíamos hecho respecto a su vida y cuando tenemos grandes expectativas hacia l@s hij@s, más grande es la caída, y los sentimientos y emociones acumulados ante tan especial acontecimiento cambian de dirección.

Ninguna madre ni ningún padre está preparad@ para tener un hij@ con alguna diversidad funcional.

La situación real frente a la ilusión de otra realidad afecta especialmente a la madre, que lleva experimentando cambios emocionales y físicos durante todo el embarazo en el que ha llevado un bebé en su vientre. A medida que se acerca el parto la madre experimenta miedos y deseos que se centran en el bebé, percibiéndolo como una personalidad propia y una realidad independiente.

Recibir la noticia de que tu hij@ padece alguna diversidad funcional supone, en un primer momento, un duro golpe para los padres, un momento de crisis, de shock y de dolor indescriptible para quien no lo sufre. Dependiendo de cómo se reciba esta información por parte de los profesionales puede ocasionar o disminuir el sufrimiento y la incertidumbre hacia la diversidad funcional que padece.

Los padres experimentan diferentes reacciones frente a la noticia y la realidad que, a partir de ahora, vivirán durante toda su vida: sensación de que el bebé no es suyo, sentimiento de desinterés, no tener la necesidad de abrazarle, besarle o mirarle, sentirse desvinculados respecto a él,…puede existir un sentimiento de desapego y de desatención muy profundo. Se culpa a la diversidad funcional y, a pesar del amor que sienten hacia el bebé, éste puede ser rechazado e impide una relación afectiva de calidad.

Muchas madres desean renunciar a la maternidad y tienen la sensación de haber fracasado como madres al sentir a su hij@ como una prolongación de ellas mismas, la autoestima puede verse seriamente afectada y se bloquean las energías destinadas a crear y fortalecer el vinculo con su bebé. Otras en cambio pueden sobreproteger al niñ@ al creerlo más indefenso que los demás.

La adaptación a la realidad lleva su tiempo y aún con el paso de los días, semanas, meses y años, sobretodo en momentos clave como cuando aprende a comer, cuando empieza a caminar, cuando va a la escuela, en la etapa adolescente,… suponen un incremento de la ansiedad de los padres ante los cambios más importantes en la vida del niñ@.

Aun así, la mayoría de los padres aceptan a sus hijos tal y como son y se adaptan a su estilo y forma de vida, algo distinto de los demás niñ@s de su edad, teniendo en cuenta además, que ya estamos en el siglo XXI y que nada tiene que ver el trato que recibían los niñ@s (y adult@s) con alguna diversidad funcional con el de ahora.

Animo a los padres de estos niñ@s a descubrir lo especiales que pueden llegar a ser dentro de sus posibilidades y de lo que son capaces de conseguir a diferencia de un niñ@ sin diversidad funcional.

En Educavida encontrarás recursos materiales y asesoramiento, entre otras cosas, para introducir en la vida familiar y escolar de los niñ@s con alguna diversidad funcional.

Descubramos pues como mejorar y normalizar la vida de est@s niñ@s que tienen tanto derecho como cualquier otro a una vida de calidad, respeto y amor incondicional por parte de su familia y del resto de la humanidad. 

Deja un comentario