DIVERSIDAD FUNCIONAL AUDITIVA

EDUCACIÓN > NIÑ@S CON DIVERSIDAD FUNCIONAL >DIVERSIDAD FUNCIONAL SENSORIAL

L@s niñ@s con diversidad funcional auditiva no son necesariamente sordos ni mudos; existen diferentes niveles o grados de audición y gestión del habla y del lenguaje, es más, existen muy pocos casos de niñ@s y adultos en general que sean mudos, la mudez se asocia al hecho de no oír o no oír bien, lo que provoca la reducción del habla y del lenguaje al no escuchar su propia voz.  Por eso debemos eliminar de nuestro vocabulario el término “sordomudo”, porque la sordera no supone incapacidad para la adquisición del lenguaje.

Para empezar debemos distinguir entre el niñ@ hipoacúsico (que oye “algo” y hace posible la comprensión del habla, a veces sin ayuda y otras con ayuda de prótesis auditivas) y el sordo total (en la que la audición llamada residual, imposibilita la comprensión del habla, aunque tenga ayuda de prótesis auditivas)

Cuando tenemos delante a un niñ@ con una diversidad funcional auditiva NO debemos ver a un niñ@ con un problema, dificultad o deficiencia, si no a un niñ@ que se comunica de forma diferente al resto y que únicamente necesita un poco más de paciencia por nuestra parte: ponerle atención, agachándonos a la altura del niñ@, hablarle de frente y facilitarle que te lea los labios, hablar pausadamente y articulando bien, etc.

Estos niñ@s desarrollan la motricidad correctamente en otros ámbitos pero pueden tener dificultades en la coordinación y el equilibrio, al verse afectado el oído de alguna forma.

En el desarrollo cognitivo debemos saber que el niñ@ con diversidad funcional auditiva pasa por las mismas etapas que el niñ@ que oye perfectamente en el desarrollo del pensamiento lógico.

El niñ@ es igual de inteligente y muestra las mismas capacidades intelectuales que el resto de niñ@s, y tiene el mismo nivel de rendimiento, incluso puede pasar que desarrolle mejores capacidades en algún ámbito al prestar más atención a su entorno -para sentirse en armonía- y tenga otros sentidos más desarrollados.

Pensemos que el niñ@ que pierde capacidades en el sentido del oído, se puede ver compensado con un incremento en la sensibilidad del resto de las capacidades sensoriales, y aquí es donde podemos potenciar lo que SÍ es capaz de hacer sin descuidar trabajar en el sistema auditivo.

Tenemos que tener en cuenta que en la percepción, de la misma forma que un niñ@ con diversidad funcional visual (ceguera, deficiencia visual, poca visión, etc.) adquiere una destreza superior en la capacidad táctil y auditiva, el niñ@ con diversidad funcional auditiva muestra también una capacidad superior a la hora de expresarse físicamente, porque la expresión corporal es mucho más intensa y los movimientos más amplios.

No existe un retraso en el desarrollo sensomotor, aunque debemos poner más atención al habla y el lenguaje para que pueda seguir el ritmo para adquirir el código lingüístico oral y el juego simbólico.

Por eso, en Educavida encontrarás recursos, información, vídeos, y asesoramiento para conocer mejor las necesidades de tu hij@ y poder normalizar la situación para que lleve una vida lo más digna posible y lo más parecida al resto de niñ@s.

No dudes en preguntarme lo que necesites saber al respecto, estaré encantada de ayudarte!

Deja un comentario