Sí, es una pregunta real que se le realizó a una psicóloga infanto-juvenil… y su respuesta está en este vídeo; por supuesto esta señora no se salva de mi “análisis” sobre este método de “enseñanza”…

Para empezar no me gustan para nada las palabras pataleta, rabieta, berrinche,…y cualquier otra que defina la expresión y exteriorización de sentimientos como algo negativo; pero como lo dicen en el vídeo, diremos pataleta.

Hay una serie de frases en este vídeo que promueven y aconsejan la violencia (¿Te parece una palabra muy fuerte?

Si meter a un niño pequeño en la ducha con agua fría durante 30 segundos no es violento, que alguien me lo aclare…).

Vamos a analizar un poco cada una de estas frases para demostrar que NO son métodos ni recomendados ni respetados y que, según mi opinión, se podría calificar como maltrato infantil:

“Sí, porque es un choque”

Evidentemente, si te lo hacen a ti cuando estés en plena llorera por no conseguir lo que quieres, seguro que te choca un buen cubo de agua fría durante 30 sg…..

Una pataleta “solamente es su emoción”

¿Y te parece poco? ¿De quién tiene que ser la emoción para que tenga la importancia suficiente? Me parece insultante…

“Podemos esperar que se le pase un poco la pataleta”

¿Un poco? ¿En qué unidad se mide el poco, 1 minuto, 5minutos,…? Más adelante veremos porque solo podemos dejarles “un poco”….

“La mayoría de las pataletas las hacen en lugares públicos porque así pueden manipular la culpabilidad de mamá y papá; el niño obviamente lo sabe y eso hace que hagas más pataletas; el niño gana, es su meta”

Esta frase tiene tela… ¿Quiere dar a entender que mamá y papá se avergüenzan de sus hijos cuando lloran y se quejan porque les importa más lo que piense un desconocido que lo que siente su hijo?

Además de malpensar que el niño manipula a su mamá porque sabe que en el súper no le puede meter en la ducha…me parece demasiado retorcido para un niño de 2-3-4 años…y por supuesto esto hace que haga más pataletas, en eso estoy de acuerdo.

El niño no quiere ganar nada, quiere atención, paciencia, entendimiento y cariño y punto.

“Si pasa en casa, no podemos esperar a que se le pase la pataleta, tengo que cortarla de alguna forma, le puedo pegar al niño, aunque no es lo más recomendable, se me puede ir la mano”

¿Por qué no puedes esperar a que se le pase? ¿Si tu marido te dice mientras estás llorando que pares ya, que le molesta, que eso no se hace, que porque lloras por tonterías, que te parecería?

No, no le puedes pegar al niño y mucho menos cuando está exteriorizando una emoción que evita mayores problemas más adelante… no evitas pegar al niño por si “se te va la mano”, no lo haces porque no es recomendable, sino porque además de ser delito, va en contra de los Derechos de los Niños, no hay más que decir…

“Una ducha de agua fría de 30 segundos no hace daño a nadie”

¿No hace daño a nadie? ¿Te has duchado con agua fría alguna vez? No solo SI que duele sino que el trauma que le puede quedar a un niño por eso puede ser desastroso.

“El niño (con el choque de la ducha) retoma el control de su cuerpo, mente y emociones”

A esto se le llama reprimir no retomar….

“Y entonces me permite el diálogo”

¿Por qué el diálogo debe ser cuando a ti te parece bien? Sí, lo importante es dialogar después de meter a tu hijo en agua fría…(pretendía ser irónica)

“Puedes hacerlo una o dos veces como máximo”

¡Pero que considerada!

 

¿QUÉ LE ESTAMOS ENSEÑANDO A UN NIÑO PEGÁNDOLE O DUCHÁNDOLE CON AGUA FRÍA o utilizando cualquier forma de agresión hacía el niño?

-Que reprima sus emociones

-Le hacemos entender que sus sentimientos no solo no son importantes, sino malos y no deseables

-Que aprenderá a evitar lo que siente por miedo a ser agredido y amenazado, no por que aprenda el valor de las cosas y de no poder conseguir siempre lo que quiere por motivos que puede entender perfectamente si se le explica, porque ¡qué no esté de acuerdo y lo muestre con una pataleta no significa lo contrario!

En resumen: Provocarle o infringirle cualquier dolor, sea física o psicológicamente, a un niño pequeño es totalmente inaceptable y es tan sencillo como ponernos en su lugar y tratar a los niños como nos gustaría que nos tratasen, solo hace falta arrodillarse y ponerse a su altura, dispuestos a escuchar antes que a actuar.

 

Mónica Queralt Pernía

Pin It on Pinterest

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola, soy Mo! ¿En qué puedo ayudarte? ¡Cuéntame!
Powered by