BABY LED WEANING O ALIMENTACIÓN AUTORREGULADA POR EL BEBÉ

Publicado en Ene 31, 2014 | 0 comentarios

BABY LED WEANING O ALIMENTACIÓN AUTORREGULADA POR EL BEBÉ

¿Os parece absurdo que dos adultos del mismo peso y edad coman las mismas cantidades de comida y los mismos alimentos? ¿Verdad que si? Entonces ¿Por qué no vemos igual de absurdo que dos bebés del mismo peso y, sobretodo, de la misma edad, coman igual? 

Luego nos extraña que nuestr@s hij@s coman tan mal de mayores o peor, que tengan obesidad infantil. Después de haber desequilibrado su instinto nutricional de tal manera, es normal que nos encontremos con diversos problemas alimenticios.

¿Qué pasa cuando les damos de comer de este modo? 

 -No saben lo que les gusta.

Sobretodo al mezclarles toda la comida en forma de puré, no pueden distinguir los sabores, ni desarrollar el sentido del gusto correctamente. ¿Tú te comes lo que no te gusta?

-No saben con qué cantidad de comida se sienten satisfechos.

Cuando un niño dice BASTA, al igual que un adulto, es porque su cuerpo no necesita más alimento para sentir bienestar. Seguramente se comerían menos de la mitad en trozos. No saben cuando deben decir basta.

-No saben que alimentos les sientan mal.

Muchas veces los bebés rechazan comidas porque les causan algún tipo de intolerancia o alergia, al no permitir al cuerpo del bebé decidir qué tipo de alimento le sienta bien o mal, sobretodo se dificulta con la mezcla de alimentos.

– Pueden rechazar la comida sólida después.

Muchas mamás y papás han alimentado a sus hij@s con purés y papillas y a cierta edad (2, 3, 4, años) se sorprenden si el niñ@ rechaza la comida sólida. Por otro lado no se le debe dar tanta importancia al hecho de comer solo purés, de mayores no lo harán; teniendo en cuenta que se le debe ofrecer la mayor posibilidad de acceder a los sólidos para que decida cuanto está preparado para ello.

¿Y cómo lo hacemos?

Es tan sencillo como que cumpla estos tres requisitos.

  • Debe aguantarse solo sentadito. Sin ladearse ni que nadie le esté aguantando
  • Debe haber desaparecido el reflejo de extrusión, que supone la expulsión de cualquier cosa que se le meta en la boca al bebé. Es un sistema de supervivencia para evitar atragantarse, que suele desaparecer a los 6 meses.
  • Debe tener una buena coordinación de las manos hacia la boca acompañando la mirada.

A partir de aquí ponemos a nuestro hijo en nuestro regazo (o trona) y OBSERVAMOS. El bebé decidirá cuando está preparado para comer e irá probando y rechazando los diferentes alimentos, solo tener en cuenta que le proporcionaremos la comida sin condimentar.

Podremos ver qué cosas le gustan y cuáles no, que comida le sienta bien y cual no, que cantidades necesita para satisfacerse y estar en armonía con su cuerpo.

¿Quién mejor que él mismo para saber que necesita?

Confía un poco más en el instinto y pureza de tu hijo y te sorprenderás con que eficacia sabe elegir lo más oportuno, y de paso, aprende de él!

Mónica Queralt 

No Comments

Únete a la conversación y publica un comentario.

Trackbacks/Pingbacks

  1. EDUCAVIDA - Orientación familiar en educación y crianza - […] Aquí puedes leer otro artículo sobre la alimentación complementaria […]
  2. EDUCAVIDA - Orientación familiar en educación y crianza - […] ESTEREOTIPOS DE LA ALIMENTACIÓN COMPLEMENTARIA […]

Deja un comentario