A SU RITMO, NO AL TUYO

Publicado en Dic 16, 2014 | 0 comentarios

A SU RITMO, NO AL TUYO

La sociedad nos hace correr. Tenemos prisa por ver crecer y madurar a nuestros hijos hasta tal punto que vemos preocupantes actos, comportamientos o formas de hacer de los niños que son completamente normales.

La maduración física y psicológica necesita sus tiempos y no podemos pedirle a los niños ir a nuestro ritmo, ni para dormir, ni para comer, ni para hablar, ni para caminar, ni nada.

Es cierto que, en un momento dado de la evolución de nuestro hijo podemos empezar a preocuparnos porque no avancen, y es comprensible si no sabemos los tiempos que son normales, ya que entonces dudamos y pensamos que a nuestro hijo le pasa algo, tiene problemas en sus aprendizajes y corremos al psiquiatra, pediatra, médico o al profesional que sea.

Pensamos que debemos enseñarles a comer, dormir, hablar o a quitarse los pañales, pero estos actos maduran, es decir, algunas cosas no se enseñan, se maduran!

Ya sabemos que un bebé de 5 meses no puede dejar el pañal o que un niño de 8 meses es normal que no camine, pero hay actos de los que no nos informan sus porcentajes dentro de lo normal.

Entonces ¿Cómo saber si es normal la evolución de nuestros bebés y niños? ¿Cuándo podemos empezar a preocuparnos?

Estas son las consultas que más veces me han preguntado sobre los tempos y voy a responder en un solo artículo todas esas dudas de la forma más breve y clara posible:

¿Cuándo empiezan a caminar?

Pues los niños empiezan a los 8 meses hasta los dos años. Eso quiere decir dos cosas: una, que si tu hijo camina a los 8 meses no es tan habitual pero posible y dos, si tu hijo no camina con 18 meses también es normal y todavía es pronto para preocuparse. Si tu bebé se pone de pie con 8 meses y tiene interés por caminar, pues adelante! Pero si no se aguanta aun con 18 meses, no debemos forzarlo. Él sabrá cuando estará preparado.

 

¿Cuándo dejan de llevar pañal?

Pues depende de la maduración neurológica cerebral, que va de los 18 meses hasta los 4 años y medio de edad. Eso significa que, es más habitual dentro de ese periodo, pero igual de normal que lo deje a los 15 meses o a los 5 años. Así que si tu hijo de 4 años lleva pañal, pues todo va bien y no creeremos que le pase algo, porque está dentro de lo normal. Él solito se quitará el pañal cuando no lo quiera, no lo dudes!

Aquí puedes leer otro artículo sobre la retirada de pañal respetuosa

¿Cuándo empiezan a comer solos?

Cuando aguantan la cabecita (otro acto que va a su ritmo, que suele ser sobre los 3-4 meses), ya no tenga el reflejo de extrusión (que escupa lo que se meta o le metan en la boca) y tenga interés por coger nuestra comida.

Eso no quiere decir que a los 6 meses alargará la mano y se comerá un filete, sino que cogerá un grano de arroz y lo chupará, escupirá y volverá a meter en la boca. Puede que solo se coma 5 granos de arroz, pero eso, ya es comer solo!

Después podemos ofrecer (que no es lo mismo que dar) comida sólida y a ver que hace con ella. Da igual si toma biberón o pecho, el bebé te dirá cuando está preparado, hasta entonces, no veo necesario e incluso contraproducente darle comida en la boca en forma de papillas o purés con los que no detecta los sabores ni sabe los alimentos que le sientan bien o le producen intolerancia.

Aquí puedes leer otro artículo sobre la alimentación complementaria

¿Cuándo se van a su cama?

Cuando ya no necesite la vuestra :). Los niños no piden lo que no necesitan y todas las familias que han dormido con sus hijos hasta que ellos han querido han podido comprobar como sus cachorros decían adiós desde la puerta para irse a la intimidad de su habitación.

¿Qué cuándo? Pues cuando ya sientan que no necesitan vuestro contacto y tienen bastante con su propia presencia. Es decir, que dejan la cama, no lo dudes. Tu hijo de 15 años no dormirá contigo :).

Otra cosa es que los padres no queráis que compartan la cama, pero eso es otra historia, a la pregunta de cuando se van, si se les permite hacerlo sin forzar, la respuesta sería de los 3 a los 10 años aproximadamente.

Aquí puedes leer otro artículo sobre el colecho

¿Cuándo dejan de tener rabietas?

Cuando no las necesitan para exteriorizar sus emociones. O sea, que es una etapa que pasa si se permite que pase. Si reprimimos, privamos y castigamos suelen irse bastante más tarde…Pero lo normal suele ser de los 4 a los 6 años. Vuelvo a lo de antes, eso significa que pueden desaparecer a los 3 o seguir teniéndolas a los 7, pero no es lo más habitual. Las rabietas son necesarias para desarrollarse y madurar correctamente. Deja que pasen, observa a tu niño, acompáñale en el proceso y verás que cuando menos te des cuenta no vuelves a verlas!

Aquí puedes leer otro artículo sobre las rabietas

Y aquí otro más

¿Cuándo empiezan a hablar?

Einstein empezó a hacerlo a los 4 años. Los niños suelen empezar a hablar y vocalizar “bien” del año y medio a los 4 y medio. Sobretodo les suele costar más la S y la R. Así que si tu hijo “chapurrea” todavía con 3 años y no sabe pronunciar la S, no es momento de preocuparse. Si a partir de los 5 años no habla, digamos, correctamente, sería hora de hablar con el logopeda, hasta entonces no marees a tu hijo y disfruta de él :).

 

¿Cuándo dejan de mamar?

Bueno, me gustaría responder hasta que la mamá y el bebé quieran pero prefiero la respuesta antropológica! Vamos, que según los estudios mamamos un por ciento de nuestra vida, un 10% exactamente. Eso quiere decir que, según nuestra esperanza de vida, los mamíferos pasamos un 10% enganchados a la teta y nosotros no somos menos mamíferos que los demás en ese caso. Así que nos toca una media de enter los 2,5 y los 7 años o cuando se le han caído los dientes de leche (¿adivinas porque se llaman así?). Hay niños que lo dejan a los 3, otros a los 5 y otros 9 años, depende como siempre de las necesidades de cada niño.

Aquí puedes leer otro artículo sobre cuando destetar

 

Los ritmos de los niños no tienen nada que ver con el que siguen los adultos y pretender que lo hagan puede suponer incluso un retraso de los mismos.

Si respetamos los ritmos naturales, no hay estrés ni miedo, pueden expresarse, pueden pedir lo que necesitan y tienen la seguridad de ser escuchados.

Seamos respetuosos y dentro de lo que nos permita nuestro estilo de vida y nuestra sociedad, permitamos que vayan a su ritmo y maduren según su naturaleza y tiempos, de esa forma permitimos una evolución sana y correcta para llegar a ser adultos igual de sanos, y si tienes dudas solo hace falta observar a tus hijos, ellos te dirán lo que tienes o no que hacer por ellos.

 

Mónica Queralt

Deja un comentario